¿Existe una crisis en el mundo de Copywriting?

Copywriting

El copywriting o escritura persuasiva es una disciplina que ha venido ganando mucha popularidad en los últimos años.

No es que sea algo nuevo, de hecho existe desde hace muchísimo tiempo.

El copywriting se utilizaba (y aún se utiliza mucho) para redactar anuncios en periódicos, revistas, tv, cartas de ventas.

Pero debido al auge digital, ha adquirido mucha fuerza recientemente.

Con este auge, han aparecido una serie de gurús que prometen «enamorar» a tus clientes y enseñarte a cómo hacerlo.

Y no me refiero a solo aquellos que se hacen pasar por gurús para vender formaciones o servicios y que casi nadie conoce.

Me refiero a «expertos» en la materia, referentes de esta disciplina, con miles de seguidores en redes sociales, que lo único que enseñan son métodos poco efectivos pero que gustan mucho a la gente.

Fórmulas vs Metodología.

Es que siempre es más fácil vender una formula mágica que una metodología auténtica.

Si yo te digo que tengo una forma en la que con solo replicar lo que otra persona hace, sin investigar ni estudiar, puedes ganar mucho dinero en bolsa, seguro te interesará.

De hecho, hay una plataforma que te promete eso.

¿Que importa que no sepas del mundo de las finanzas o las inversiones en bolsa? Tu copia, pega y listo.

Pero si te digo que mi método consiste en revisar resultados financieros, investigar, leer noticias del mundo de lo negocios, aprender análisis técnico y fundamental, entonces pierde todo atractivo.

Lo mismo pasa con el Copywriting. Muchos de los grandes gurús del sector venden formaciones basada en cosas sencillas. Fórmulas, plantillas, software que crean todos tus textos.

Lo que venden es algo fácil de replicar para todos, incluso si no entiendes la psicología o los fundamentos detrás de lo que estás haciendo.

¿Para qué necesito saber que motiva a la gente si puedo usar una fórmula como «Los X secretos para conseguir X en X días»?

No es de extrañar que den pocos resultados y luego una conversión del 1% les parezca lo mejor del mundo.

Siendo que Robert Collier, uno de los mejores escritores de cartas de ventas tenía tasas de conversión muy por encima de eso.

Un caso real de una experiencia de Copywriting.

Hace poco escuche la historia de un experto en diseño web que comenzó a trabajar con uno de estos gurús del copy, todo un referente en su país.

Durante el tiempo trabajando con este profesional, el diseñador le cambiaba los textos, porque no eran lo suficientemente persuasivos.

El profesional de copy los aceptaba y de hecho, un día termino diciéndole que sería mucho mejor Copywriter que él y terminaría quitándole el trabajo.

Vamos, estamos hablando de alguien que era realmente un referente en su país vs uno que apenas estaba entrando en el mundo de copy pero era muy buen vendedor.

Sabía mucho de su mercado, de sus clientes, de su producto, de la competencia.

Sabía las bases sobre como vender de forma efectiva.

Y eso, es lo que muchos gurús no te enseñan. Te enseñan fórmulas, te enseñan plantillas o trucos.

Pero no los fundamentos. Una fórmula no sirve de nada si no entiendes lo que hay detrás. Las plantillas que utiliza todo mundo ya sea para páginas de ventas o email marketing simplemente te hacen sonar igual que todos los demás.

Si todo mundo está utilizando estás fórmulas y plantillas, ¿qué te hace diferente?

Si los textos de tu web los puedes poner en otra de tu mismo sector solo cambiando el nombre y logo del negocio y queda relativamente bien, entonces eres más de lo mismo.

Esto es así.

El copywriting no son fórmulas.

Hace unos días vi la cuenta de Intagram de una consultora en Marketing Digital que estaba titulada algo asi como un poco de Copywriting.

Cuando vi su publicación, solo era un método condensado en una fórmula para publicar en redes sociales. De copywriting no tenía absolutamente nada, pero como aplicaba una fórmula, entonces ella argumentaba que era un tópico de Copywriting.

Nada en contra de que diseñara su fórmula, pero es que de copy no tenía nada.

Lamentablemente esa es la percepción predominante de esta disciplina hoy en día.

El creer que todo son fórmulas, plantillas, formularios.

Y lo peor es que te dicen que ni siquiera te tiene que gustar las ventas o que solo basta con que sepas escribir.

La base fundamental del copywriting es saber vender.

Un buen vendedor puede redactar con un poco de práctica una buena carta de ventas.

Una persona que escriba muy bien y que no sepa vender no puede.

¿Y entonces porque se han vuelto tan populares estos gurús y formaciones?

Cómo te lo decían antes, mucho se debe a que es mucho más fácil vender fórmulas mágicas que métodos realmente efectivos.

Es más sencillo decirte que con estas 27 fórmulas no necesitas saber nada más para implementarlas y atraer más personas que decirte que tienes que hacer un estudio exhaustivo de tu cliente, de sus miedos, anhelos, deseos, motivaciones.

Es cierto, algo pueden ayudar, comparado a escribir los mismos textos vacíos de muchas webs.

Textos como:

«Somos lideres en el sector con más de 3 mil años de experiencia y con un grupo multidisciplinario y soluciones integrales para tu negocio y el de tus nietos.»

Vamos, que cualquier cosa mejor, por mínima que sea, que esto de arriba, ayudará a mejorar un negocio.

Pero si te quedas solo en la superficie del copy, solo en esas fórmulas que encuentras en cualquier lado, que muchos te venden incluso por mucho dinero, entonces no habrás entendido el verdadero valor del Copywrinting.

Pero hay luz al final del camino.

Hoy tengo una percepción diferente del copy, pero debo reconocer que en mis inicios estaba igual que muchos.

Incluso compre aplicaciones que prometían crear todos mis textos persuasivos solo llenando unos formularios.

Después de todo, nunca me considere bueno escribiendo. Así que me parecía algo natural hacerlo.

Trabajé con Copywriters que me cobraban 10 dólares un texto de 600 palabras y me lo entregaban en 3 días.

Solo para darme cuenta que no me servían de absolutamente nada.

Pero como siempre, soy una persona que gusta mucho de aprender y comencé a formarme aún más en esta disciplina.

Y descubrí que también hay muy buenos copys que pasan desapercibidos, al menos para quien busque en Google, pero que realmente hacen un trabajo extraordinario.

Que tienen formaciones que te enseñan las bases, los fundamentos de como vender con tus textos.

Que no te mienten diciéndote que mañana mismo serás millonario redactando una carta de ventas.

Así que después de todo, sí hay buenas formaciones, pero para encontrarlas debemos alejarnos de todo el ruido de esos «gurús».

Incluso debemos regresar a los clásicos. Como Ogilvy, Halbert, Collier, Sugarman.

Puedes aprender mucho más leyendo textos de ellos que con muchos cursos que te puedes encontrar por ahí.

Una última historia.

Hace unas semanas me encontré en Facebook un anuncio de un curso de Copywriting por solo 5 dólares. Soy un friki del marketing y tenía que ver que ofrecía.

De entrada el precio me pareció más que ridículo. Pero pensé que podía ser un truco para entrar a su página de ventas y así venderme algo mucho mejor.

Pero me llevé una tremenda decepción. Efectivamente era un curso de 5 dólares. Lo más gracioso y fue lo que para mí mató toda su credibilidad fue que en la sección de preguntas frecuentes venía una donde decía cuanto cobraba.

Resulta que por cada texto de 500 palabras cobraba entre 15 y 30 dólares. Lo peor de todo es que ponía eso como algo a lo que aspirar, como si fuera algo que todo el que quiera ser copywriting quisiera.

Bueno, al menos en mi caso no. Cuando entiendes de verdad los fundamentos de lo que hay detrás de un buen texto persuasivo, de cuanto te tarda y que necesitas, sabes que cobrar eso es un suicidio.

Y hubo más, usaba una frase súper trillada:

«Todo por menos de lo que cuesta una big mac.»

Ese es precisamente el peligro de las fórmulas, sonar igual que todo mundo.

Alex Rivas.

P.D. Para aprender copywriting desde los fundamentos, sin plantillas, sin fórmulas, sin humo, suscríbete a la newsletter.

Please wait...

Thank you for signing up!